Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 19 de abril de 2012

Te voy a hacer daño


Esta mañana te he visto y no he parado de pensar en ti. Me he acercado despacio a verte, con respeto, sin morbo. Aún me duelen tus oídos y siento que me gritas, que nos gritas, que Le gritas, para que nos duela como a ti; para que Le duela como a ti. 

Aún siento el hormigueo de tus dedos que me estiras, que nos estiras, que Le estiras, buscando la respuesta, así en la tierra como en tu cielo, en mi cielo, en nuestro cielo. Es tan desolador tu entorno, tan abstracto y deformado, tanta pesadilla concentrada...quiero que me entiendas, no quiero pensar en ti. Es mas violento tu grito callado que el sonido que lo precedió hace solo un instante. Me pesa mas la sangre en tus rodillas que el mundo que no entiendo. No lo entiendo.  No se puede soñar lo que no se ha vivido y no podré soñar tu dolor. Me refugiaré en la música que quizás nunca oigas y me esconderé en los libros que quizás nunca leas. Deseo que pase este día en que te he conocido. Así quizás me olvidaré de ti y de este mundo que no entiendo, no lo entiendo, ¡no lo entiendo!

Quizás me olvide -no lo deseo- quiero que me perdones por haberlo pensado.

Esta noche entonces, después de haberte visto esta mañana, después de no parar de pensar en ti todo el día, deseo soñar contigo, porque no puedo imaginar tu sufrimiento, y es la mejor manera de no alejarme de tu grito y de tus dedos. ¡Despierta PUTA conciencia!, a ti te grito, ramera.




2 comentarios:

  1. cuando me regodeo de mi falta de suerte y a los pocos segundos veo lo que pasa a mi alrededor, mi mente me dá una bofetada y me recuerda lo afortunada que soy.

    ResponderEliminar
  2. Enrmemente afortunados amr, enormemente...

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?