Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 11 de abril de 2012

Sueños de vaho y nieve



Las gotas de vaho, vida tuya condensada, comienzan a resbalar por el cristal de la ventana borrando los dibujos de pinceles en tus dedos, abstractos sueños tuyos sobre lienzos trasparentes; al otro lado luz y mundo, a este, calor y sonrisa.

Hace solo unos minutos me has dicho que  eran elefantes mientras movías con locura las yemas sobre el agua y el cristal, y sería así lo que tu veías y por eso a mi también me lo ha parecido. 

Tu nariz pequeña y aventurera se ha encaramado al mundo y has resoplado, gritos y canciones, sobre el roto cristal del mirador. Después de ver caer la nieve juntos, asomados a la ventana de tus dibujos, en esta tarde, casi noche ya, de cielo gris y suelo de campos verdes y fríos, fundidos tierra y nubes en un horizonte de montes imaginados y nevados, he decidido que los copos sobre el alféizar suenan como tus ojos al cerrarse. 

La nieve ha descansado también, como en esos montes que no vemos, blanca y soberbia, sobre tejas recibidas al cielo -como tus manos juntas y cóncavas en cuenco diminuto- piezas marrón de barro cocido y cama de musgo oscuro, que el sol, aún tímido, ha indultado desde el invierno. Poco a poco tu también te has dormido en mis brazos como duerme todavía la primavera bajo la fina capa de nieve cuajada. 

Ahora que sueñas ya en mi pecho, elefantes y canciones, y que respiras conmigo acompasada, pienso que es imposible no sentirme como ese cristal y dejarme grabar en mi camisa señales de tus dedos jugando con el vapor exhalado de tu alma. Huele tu pelo a génesis y después a mis dedos perdidos hace solo un rato en la lavanda de tu cabeza enjabonada. Dicen que buscas en mi,  regazo, calor y arrullo, y lo que no saben es  que busco yo en ti plomada, baliza e hito.  

Ahora ejércitos enteros no conseguirían deshacerme de la presa de tus brazos, pues me encuentro abandonado  y a su merced y si te aprieto es porque quiero fundirme contigo en un abrazo eterno. Si te aprieto es porque se que es este un momento único e imposible de repetir; no habrá otros copos de nieve sobre el alféizar, ni elefantes de tu vaho derritiéndose en gotas condensadas que se pierden por el hueco del marco de ese cristal roto que antes nunca tuvo significado alguno.





1 comentario:

  1. Pero habrá princesas y corazones....siempre habrá vaho y sueños que soñar con ella, a su lado o tras de ella ;)

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?