Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 27 de abril de 2012

Reflexiones para la libertad

BLOGSCRIPTUM: Un minuto para la reflexión.



El libro Mein Kamp fué firmado por Adolf Hitler. Su primer vómito intelectual fue un éxito en ventas en la Alemania nazi (¡10.000.000!). Hasta la fecha este libro se encontraba secuestrado y su edición prohibida en Alemania, pues sus derechos de publicación estaban reservados al Estado de Baviera y este prohibía su edición y venta.
Vaya por delante, aunque parece innecesario, hacer patente mi posición respecto de lo que representó el libro, su autor y sus acciones para la Historia Universal, pero...

De entre todos los derechos y después del de la vida, la libertad es el más necesario, fundamental y el que asegura el completo despliegue de nuestras potencias: las físicas, las fisiológicas, las psicológicas, las religiosas, las políticas, las de moviemiento y las que a través del desarrollo de nuestras actividades nos permite alcanzar con pleno sentido nuestros ideales. Es fundamental tener ideales, objetivos alcanzables, no abstractos, que den sentido a nuestra existencia.  Pero no me cabe duda que de todas las formas de libertad la más importante, aunque parezca una evidencia, es la libertad de elegir. Elegir es una condición indispensable para ser libre.  Debemos esforzarnos en tener una idea clara de lo que somos y dónde quermos llegar y para eso es necesario elegir: esto sí, esto no.
Secuestrarnos libros es una de las formas referidas en otra entrada anterior sobre la manipulación. No conocer, no pensar, no sentir, no elegir en definitiva.

En la misma época que unos cagaban un texto, otros escribían otros. Leo, elijo y me quedo con Miguel Hernández.
¿Véis queridos políticos como no soy un niño, como no debes tratarme como tal?



Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

MIGUEL HERNÁNDEZ, El hombre acecha, (1938-39)


6 comentarios:

  1. seguramente Hypatia te acogería en su seno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo me dejaría, aunque espero no terminar como ella....

      Eliminar
  2. Coincido que se tiene que poder elegir. NO es un libro indispensable en una biblioteca privada pero sí en una pública, porque temer al vómito de Hitler si eso se puede neutralizar... fue su menos astuta acción, la más descarada. No sé como ni por qué se editó una versión en castellano en Argentina o quizás fuera Española y me senté a leerlo. Me quedó claro algo: sería una de sus víctimas primeras, iría sin miramientos a la cámara de gas. Tengo si el controvertido (en Europa) libro de Irving sobre Hitler. Lo leí de pequeña y no fui nazi ni lo soy, deje que mi hijo lo leyera porque quería una segunda visión y no se hizo nazi. Los silencios no se debaten ni se discuten, las palabras sí. Lo prohibido genera una curiosidad que capta a los que quieren romper con el sistema y algunos consiguen esto y lo ven como la liberación y eso sí es terrible porque no van a razonar contigo, ni debatir, ni escuchar, se van a autolegitimar en lo prohibido. Perdona lo extenso Enrique.Abrzs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sociedad, por término medio, más formada. Un mayor espíritu crítico. Un bagaje adquirido. Y unas decenas de millones de ojos vigilantes (internet) a cualquier salida de tiesto de cualquier mamarracho o idea alocada, creo que nos aseguran hoy una lectura de esto o de cualquier otra cosa con mayor tranquilidad.

      Eliminar
  3. Enhorabuena de nuevo. Creo que la libertad es un derecho del ser humano del cual ya no deberíamos ni hablar aunque desgraciadamente queda mucho por conseguirlo. Gracias por darme la oportunidad de volver a leer un poema de Miguel Hernández.
    Por cierto lo prefiero antes que el otro aunque creo que para opinar hay que conocer.

    ResponderEliminar
  4. No Mar.Sobre a Libertad hay que hablar en todo momento porque hay que recordar que hay gente que no la ha tenido nunca y otras que la han perdido. Yo nací con ella, a mi me vino dada, por eso es mi obligación defender la mía y la de aquellos que no la conocen. Gracias por leerme.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?