Manual de instrucciones de blogscriptum

sábado, 21 de abril de 2012

Masoquismo intelectual...una nueva parafilia.


Richard von Kraft - Ebing (1840-1902) psiquiatra alemán fue autor de numerosas obras entorno al mundo de la sexualidad entre ellas el Psycophatia sexualis, el primer libro dedicado íntegramente a la patología sexual. Propuso por primera vez el término de masoquismo al estudiar la vida de Leopold Sacher Masoch (1836-1895) escritor perteneciente a la clase dominante polaca, hijo del jefe de policía, que al parecer recibió una educación violenta. Exigió a las distintas mujeres con las que estuvo casado que lo golpearan fuertemente. En el relato "Las venus de las pieles" dentro de su libro El Legado de Cain se expresa su punto de vista acerca de la sexualidad. Afortunadamente los últimos diez años de su vida estuvo internado tras intentar estrangular a su última esposa.

Leo el Manual de Sexología y terapia sexual de Francisco Cabello para intentar encontrar una respuesta alternativa al comportamiento social reinante, porque empiezo a no saber si lo que nos ocurre entra dentro del terreno de la anodinia intelectual o ha traspasado la delgada linea roja que describe la conducta masoquista por la cual la sociedad en conjunto alcanza su excitación máxima al ser humillada, atada, golpeada o atormentada intelectualmente, de cualquier forma y modo. "No pensar" , como forma de vivir, ya no existe y ha pasado de ser una forma de cómoda pasividad a ser un acto (activo-actividad) conocido, consentido y sumiso de: "que piensen por mi aunque no me guste"

Esta atadura, este bondage mental al que nos dejamos someter sin el mas mínimo pudor, sin ser capaces de detenernos a la reflexión personal, la autocrítica y la solvencia intelectual; estas correas impuestas sobre lo que hay que hacer pensar y decir, empiezo a creer que nos producen cierto dolor consentido y excitatorio.

Este servilismo, adoptando una actitud de obediencia y esclavitud de ciudadano, de perro fiel y líderes (lideruchos) "ama" y "dominamatrix", ha dejado de ser una forma de vida de humillación para pasar a ser una forma de alcanzar un intenso placer.

Este infantilismo de mentalidad colectiva, regresiva, disfrazados todos de párvulos enfundados en babis de rayas mentales; este lenguaje colectivo de sujeto, verbo, predicado: "mi mama me mima", juegos de arenero y caligrafías Rubio como libro de texto, empieza a convertirse en un estado de imbecilidad social sexualmente excitatoria.

Este dejarnos hacer, azote en el culo y latigazo moderado: "me escuece pero me gusta", este spanking colectivo, atados de pies y manos, culo en pompa y vista al frente, ha dejado de ser una forma de "no me importa - no me interesa - no es mi problema", para pasar a ser una practica sexual colectiva de dominación intelectual consentida de intensidad orgásmica cósmica.

Este asfixiarnos, esta dulce forma de apretarnos el cuello para no dejarnos respirar, este consentimiento general de sumisión, nos ha dejado de agobiar. La hipoxifilia que padecemos de forma colectiva ha alcanzado ese punto de "me ahogo pero me gusta", "¿No podrias meterme una bola en la boca, por favor?".

Creo que ya lo entiendo. Hemos abandonado la lucha y nos hemos dejado hacer porque nos gusta. Se trata de una nueva forma de masoquismo intelectual colectivo que propongo desde este humilde foro a los preclaros líderes psiquiatricos para ser incluido dentro de las parafilias del próximo manual de DSM de la Asociación Americana de Psiquiatría.

1 comentario:

  1. A esta forma de ")oderme" no le saco ninguna satisfacción. Creo que tienes razón, la gente no tiene ganas de pensar, de luchar, de entender lo que están haciendo. Yo misma me siento cansada, no esperaba tener que volver a luchar por lo que teníamos otra vez

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?