Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 14 de marzo de 2012

Ser y aparentar...


La pregunta ¿Qué soy? Y su sub-expresión :¿Qué hago aquí? con sus corolarios: ¿Qué coño me está pasando?, ¿Por qué demonios ahora?, ¿Por qué cojones yo ? y en definitiva la reflexión sociológica de Yo soy Yo y mi entorno o la forma en la que interactuamos con la sociedad (familia, amigos, trabajo, hacienda) viene determinada por los siguientes factores: lo que somos en realidad, lo que nos gustaría ser, lo que esperan de nosotros y lo que en realidad los demás ven en nosotros.

Esta ecuación se puede expresar en una formula matemática, en la que los factores: lo que nos gustaría ser (a) y lo que esperan de nosotros (b) se encuentran en el numerador como un sumatorio, en el que b está elevado al cuadrado. En el denominador estarían las variables: lo que somos en realidad (c) y lo que los demás ven en nosotros (d) como una expresión de la diferencia de c menos d.

Este cociente se puede expresar de forma porcentual, e idealmente debiera ser cercano al 0 y aún mejor, ser un valor negativo. De esta forma sueños y esperanzas vendrían a igualarse a realidades y experiencias y la felicidad sería una meta alcanzable. Sin embargo desgraciadamente esta expresión matemática es obstinadamente positiva, con valores porcentuales en incremento exponencial con el paso de los años.

Frustraciones y decepciones interactúan a diario y vienen a alejar inmisericordemente el objetivo de la felicidad, y a hacer incontestables las preguntas inicialmente expresadas en la introducción.

Hay personas, sin embargo, que aparentan ser extraordinariamente felices y son capaces de responder, sin duda alguna, a cualquiera de estas cuestiones. Estas personas, conocen la manera de utilizar un secreto factor corrector que ayer un blogero, JMdH, me hacia llegar al compartir un enlace. Se trata del factor "me vendo bien" o factor mvb, antes conocido como apariencias.

El texto es de Jordi Sevilla, ex ministro y gurú económico del ex-presidente del gobierno, que personalmente creo que sabe bien quién es, pero ha sido vapuleado por las preguntas ¿Qué hago aquí ? y ¿por qué me pasa esto? en los últimos años.

Dice así:

La sociedad democrática , regida por los principios de la acción comunicativa, ha sustituido a las grandes narraciones de la historia en forma de ideologías totalizantes por una multitud de relatos en los que, a menudo, todo parece depender en exceso del punto de vista. La sociedad, así, esta presidida por dos principios:

lo único que importa de las cosas , incluyendo los fenómenos sociales y políticos, son su apariencia, su imagen, como aparezca en televisión, que se ha convertido en el gran agente de la nueva fenomenología moderna. No es tanto lo que pasa , sino como se cuenta. No es lo que ocurre, sino la opinión sobre lo que ocurre. No es lo que dicen , sino lo que se dice que dicen. Las cosas no se hacen tanto por hacerlas, sino por decir que se han hecho, que es lo relevante.
De aquí se deriva el segundo principio: la realidad es aquello que construimos mediante el discurso mediático.

Es decir: si eres capaz de conocer, manejar y bien-usar el maquillaje personal, para que de ti vean otras cosas de las que en realidad eres, y las vendes, y te las compran; si eres capaz de vender sueños, para que los demás confíen en ti, pero eres lo suficientemente habilidoso para no creértelos, para no frustrarte, tu fórmula matemática expresará valores cercanos al cero, cero pelotero, aunque desafortunadamente, en el fondo, no tengas ni puta idea de quien coños eres, y qué pelotas te está pasando.

A esta forma de ser unos lo llaman optimismo antropológico  y otros optimismo realista...que en el fondo viene a ser lo mismo.

Blogscriptum propone un acercamiento mucho más lúcido a la filosofía de la mano del grande entre los grandes...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?