Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 20 de enero de 2012

La historia circular...


Gracias por leerme y perdona por haberte usado.
En realizadad la entrada de ayer no era más que un juego. Quería hacer un test de personalidad y me ha salido estupendo.
Correcto, la participiación ha sido baja, pero muy significativa.  Se ha votado por las dos opciones por igual; se ha leído y no se ha votado; y se ha abierto el blog -y cerrado inmediatamente- desde sitios tan extraños como la Nunciatura de la Santa Sede en Madrid, al encontrar -supongo- versículos de la Biblia insertos en el texto (el equipo de investigación de Blogscriptum ha rastreado todas la IP desde las que se ha accedido a Blogscriptum)
Las dos historias son el principio y el final. Yo conocía los dos finales, porque sabía los dos principios. Y me da lo mismo cual de los dos elijas.
La vida misma es ciclotímica a sólo dos pasos de la esquizofrenia. Cada historia A es en sí misma una historia B y al revés.
Hagamos pues la historia que queramos y en el orden que queramos.
Diario de Arlette:
17 de enero: Hoy me he cruzado contigo en la ribera del Sena: Pensé que me pararías para hablar connmigo de algo intranscendete, y ni siquiera me miraste.
19 de junio: Esta mañana me pinté y por momentos tuve las sensación de que re-decoraba mi rostro. Los años y el abandono hacían de mis mejillas un yermo páramo, que rogaba por la crema como este por el agua. El encuentro del otro dia a la salida del café fue la anunciación de mi vida: he aquí la esclava del señor, hágase en mí tu palabra. Quedamos en vernos y no apareciste. Aprieto en las manos de mi alma las rosas que no he recibido, y espero que la sangre tiña esta tarde las aguas de tu conciencia. Te odio por segunda vez, acaso más ahora si cabe.
12 de agosto Esta mañana me lavé la cara y desconché el lienzo de un color rojo Rubens, de colorete malcuidado de toda la semana. La vida me pesaba como una piedra en mis zapatos y el encuentro del otro dia a la salida del trabajo fue la anunciación de mi vida: te ha nacido un Salvador, el Mesías, tu Señor. Quedamos en vernos y has aparecido. Ahora me descalzo porque ya nada me pesa en los pies. Te amo por segunda vez, acaso más ahora si cabe.
Dale la vuelta a los textos 19 de junio por 12 de agosto y verás que todo tiene también sentido.
Gracias por leerme, y perdona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?