Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 16 de diciembre de 2011

Miserables coincidencias históricas.

Tal día como ayer 15 de diciembre de 1476 murió Vlad Draculea, más conocido como Vlad el Empalador (en rumano Vlad Tepes), príncipe de Valaquia. Luchador contra el expansionismo otomano, sólo pasó a la historia por su manera de castigar a sus enemigos y traidores.
Al margen de las interpretaciones que la historia haga de este hecho:

¡Cuánta sangre derramada, cuánto sufrimiento, cuerpos mutilados, sueños destrozados, vidas perdidas, almas abandonadas en la cuneta de la vida. El dolor, la infamia, la vejación y el deleite de la muerte. Cuánta desesperación, gritos y lamentos. Incomprensión. Niños sin padres y mujeres sin marido. Pesadilla, sueños temblorosos, despertares a media noche. Ruido de sables y confusión por doquier. El diablo jugando con los cuerpos y la angustia de no despertarse por las mañanas. Bésame amor mío porque salgo a la batalla. Bésame hijo pues mañana no se si te veré. Ciudades arrasadas y llanto y desesperanza y terror!

No existe legado que compense el horror, no existe fin que justifique estos medios.

Tal día como ayer 15 de diciembre el ejército norteamericano arrió la bandera de su cuartel general de Irak. La guerra ha terminado.

Al margen de las interpretaciones que la historia haga de este hecho:
 ¡Cuánta......

Blogscriptum: ¡Su puta madre, no se me ocurre nada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?