Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 22 de diciembre de 2011

Todo se ha perdido. Nudo.

BLOGSCRIPTUM: ¿Ya te has enterado?
SVIJEST. No, ¿de qué me he de enterar?, sabes que no leo la prensa, me parece tan poco interesante como tu blogecillo... petemetre. La radio ya no la escucho (ya no deseo saber nada más de esa prima de riesgo) y de la televisión sólo me interesa Jara y Sedal, me parece lo más imparcial que programan...si no eres una perdiz, claro.
BLOGSCRIPTUM: Pues querida, se acaban las redes sociales, así es que tu y yo...desaparecemos. Voy a suicidarme antes de que me suiciden. Quizás una sobredosis de Viagra y dos o tres vodkas con martini.
SVIJEST: ¡Ay madre, ya salió Sean Conery! ¿Te los mezclo o prefieres que sean las nauseas de la Viagra las que te lo agiten en tu estómago?.
BLOGSCRIPTUM: Morir con una gigantesca erección... sería épico. Me suena a mito griego
SVIJEST: ¿Esa es tu manera de alcanzar la inmortalidad, ocupa del Olimpo?
BLOGSCRIPTUM: No realmente, me había lanzado a tumba abierta sobre el Blog con intención de perpetuarme.
SVIJEST: ¡Ah!, ¿hoy la cosa va de inmortalidad?
BLOGSCRIPTUM: Bueno si. Es que no deseo morir, sin embargo es algo de lo que estoy absolutamente seguro, tanto como que alguna cadena ha de reponer Verano Azul.
SVIJEST: ¿Acaso crees que puedes perdurar a través de un blog?¿Crees en lo más íntimo de ti que no vas a morir?.
BLOGSCRIPTUM: Bueno, realmente no me avergüenzo de decir que no me importa creerlo. ¿Has leido a Ernest Becker?, La negación de la muerte. A pesar de que sabemos que vamos a morir establecemos un sinfín de mecanismos de defensa para no considerarlo. ¡La perspectiva de la muerte es aterradora!.
SVIJEST: ¿De qué mecanismos me hablas?
BLOGSCRIPTUM: Pues de la religión, de la descendencia biológica, de la donación a instituciones, del arte...
SVIJEST: ¡Ey , ey, ey! para, para que estás a punto de decir que lo tuyo es arte.
BLOGSCRIPTUM: Graciosa...me refiero a que por ejemplo las redes sociales son un mecanismo de inmortalidad compartida. Creemos que lo que escribimos siempre va a estar ahí, aunque sea como un libro ajado, perdido en un montón de libros en la Cuesta de Moyano. Quizás alguien lo lea dentro de cien años...Pero si todo se acaba dentro de 3 minutos...¿quién me leerá?, y entonces, es verdad que soy mortal....
SVIJEST: ¿Has dejado la medicación, verdad?. Nadie te lee, memo. ¡Inmortalidad compartida!. Yo a todos vosotros os enviaba al Rastro, no sois dignos de la Cuesta de Moyano.
BLOGSCRIPTUM. Por supuesto, inmortalidad compartida; tu y yo compartimos muchas cosas. Por ejemplo: ¿Te gusta leer?
SVIJEST: Si claro.
BLOGSCRIPTUM: ¿Lees todo lo que pasa por tus manos?
SVIJEST: Procuro.
BLOGSCRIPTUM: ¡Cómo yo! ¿A cualquier hora?
SVIJEST: Yo he inventado los relatos micro-micro cortos de los botes de champú.
BLOGSCRIPTUM: ¡Cómo yo!, leo a todas horas.  ¿sentado?
SVIJEST: No cabe de otra manera, claro que sentado.
BLOGSCRIPTUM: ¿hasta los blogs de desconocidos?
SVIJEST: ¡Joder que pesado con las redes sociales! Pásame a mi la Viagra, comenzaré yo el recorrido hacia la inmortalidad. 

Si al fondo hay una intensa luz blanca y preguntan por ti ¿les digo que estas escribiendo gilipolleces y que ahora vienes o que vas a intentar "perpetuarte biológicamente"? ¡Sandokan!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?